Publicado: 11 de Abril de 2016


Todo equipo o instalación precisa de revisiones y reparaciones periódicas que garanticen su buen funcionamiento y fiabilidad. Así como las marcas fabricantes de vehículos establecen programas de mantenimiento, también es necesario un mantenimiento periódico en las adaptaciones.

Es importante el mantenimiento en el caso de las adaptaciones para el transporte de personas en silla de ruedas, no solo por el funcionamiento de los sistemas de acceso (rampas, plataformas, cierres) sino por la revisión del estado de los sistemas de seguridad. Mantener los dispositivos en buen estado y correcto funcionamiento es indispensable para que la personas en silla de ruedas y el resto de pasajeros viajen con las condiciones de seguridad necesarias y evitar accidentes. 

No hay que esperar a que tengamos un problema o se deteriore algún sistema para pasar por el taller. El mantenimiento preventivo nos ayuda a evitar averías inesperadas que supongan quedarnos sin coche durante un tiempo. Es preferible anticiparse un poco y llevar el vehículo a revisión en un momento elegido por nosotros, que tener que llevarlo irremediablemente cuando ya se haya dado el problema obligándonos a prescindir del vehículo durante unos días. 

Además, corregir problemas con antelación, antes de que sean más graves nos puede suponer un ahorro económico. Puede pasar que una pieza deteriorada termine afectando a otras partes al forzar el funcionamiento, y finalmente la reparación sea más complicada y costosa de lo que hubiera sido en inicio.